Los actores están espléndidos, dentro de la obra de Rostand y dentro de la película de Michalik, en su doble función de “persona” y “personaje”